Si recuerdan el primer juego de la saga, el primero en el que aparece el personaje del turian Garrus Vakarian, no era una opción de romance programada, ya que los creadores infravaloraron el potencial de este personaje.

Pero analicemos al Garrus del primer Mass Effect:

Es un compañero correcto, alguien que te gusta tener cerca, gracias a su sentido del humor y a su código moral. Trata al personaje de Shepard con respeto en todo momento, incluso cuando no está de acuerdo con nosotros.

Se mantiene firme en nuestra causa, y es un fiel acompañante.

A medida que va avanzando la historia, este personaje se transforma en algo más. Un confidente y en definitiva un gran amigo. Su sentido del humor va haciendo mella y nos gusta llevarlo en el escuadrón con nosotros para oír sus comentarios, también oírlo interactuar con otros personajes es divertido.

En el aspecto físico, el personaje impone, básicamente por su tamaño y que en realidad es peligroso, el morbo del depredador. Sin olvidarnos del gran trabajo del actor que le puso la voz. Pero no destaca por ser “eye Candy” como dicen en inglés.

Y ahí creo que está el secreto del buen comienzo del personaje. No aspiraba a conquistar a nadie con sus posturas extremas, como era el caso de los demás personajes con que podías entablar una relación. No era tan intensito, ni una racista, ni una sentida. Tenía sus asuntillos, sí, pero no era tan descarado.

Ahora sigamos al que supuso el deleite para todo/as los que nos enamoró en el primer capítulo. Mass Effect 2 es una oda a Garrus Vakarian (aka Archangel) en toda regla. Ahí se dieron cuenta del potencial de “badass” que tenía el personaje y de cuántas mujeres suspiraban por una oportunidad de romance virtual con él.

garrus_archangel
En el momento en que Archangel se quita el casco para desvelar a nuestro antiguo compañero.

Si os acordáis ya nada más empezar lo presentan mucho más juguetón (recordad la línea cuando descubre su rostro ante una atónita comandante Shepard y le dice que le disparó cerca porque tenía que mantenerla en movimiento), ese deje en la voz, esa picardía que roza el coqueteo marca ya desde el inicio cuál será la tónica general del segundo volumen.

Garrus ha madurado su carisma hasta convertirse en una fuerza espectacular. Su compañerismo y lealtad siguen intactos, y mejoraron su sentido del humor para robarnos carcajadas inesperadas y auténticas durante el transcurso de la acción. Y lo mejor es que complementa a nuestro personaje con perfecto equilibrio.

A medida que se va abriendo la oportunidad de diálogos de romance, la cosa no decae sino al contrario. El turian es un Don Juan patoso, que nos conquista con su sinceridad y otra vez, esa voz e interpretación.

mass_effect_2__garrus_femshep_by_maddithong

Los diálogos de esta trama son excelentes más propios de un tira y afloja juguetón. Dándonos joyas como el mítico diálogo sobre alcance y flexibilidad, o ese intercambio de consejos médicos con Mordin. Irresistible!

Nos sigue tratando con respeto, y sigue siendo nuestro amigo, ante todo, pero ha madurado, ya no es el joven idealista que era en el primer volumen, ahora tenemos ante nosotros a un hombre con convicción, un pasado y una historia de fracaso que lo hace mucho más fácil de identificarse con él. Un hombre que mira ojo a ojo a la mismísima Comandante Shepard y se pueden considerar iguales.

No es romántico en el sentido más tradicional de la palabra, pero creo que para muchas chicas más nerds, geeks o como queráis llamarlo, el tipo de romanticismo entre Shepard y Garrus es el que más nos conquista. No cae en el cliché de príncipe azul, o machito conquistador, o ni siquiera el sentimental pasteloso. Es una perfecta mezcla entre bribón, caradura y amigo. Nos hace sonreír.

El romance tiene mucho tema entorno a la incomodidad de un posible encuentro sexual entre dos especies distintas, y lo suaviza con sentido del humor, tratándolo desde el primer momento para que el jugador no sienta que se está obviando un hándicap muy evidente.

El transcurso del romance es natural y orgánico, y a la vez, si no elegiste seguir con el romance y eres sólo amigo de Garrus, el transcurso de la amistad también evoluciona de forma muy natural y paralela al romance. Creando unos lazos muy fuertes de amistad.

maxresdefault-1

Y otra vez, ahí reside el secreto del éxito del atractivo de este personaje, está pensado y diseñado para que sea nuestro mejor amigo. Tanto para personajes masculinos como femeninos. Es un personaje adulto e inteligente y no es pasteloso. No puedo enfatizar esto lo suficiente. Parece que los personajes que están destinados a ser los intereses sentimentales de las jugadoras mujer tienen una construcción mucho más aburrida y limitada al pasteloso, al príncipe azul, o al machito. Y no es así, señores. Nos gustan los personajes complejos, el coleguismo y el sentido del humor en los intereses amorosos tanto como en los amigotes. Al igual que a los hombres.

Así que, en definitiva, creo que el secreto de Garrus es que su principal posición en el juego es ser el mejor amigo del protagonista, tanto si somos hombre o mujer. Y así sentimos el respeto las jugadoras mujer, se nos trata igual. Ese toque juguetón que tiene una vez empiezas el romance no dista demasiado del perfil que lleva durante todo el juego como miembro del grupo. Y lo más importante es que es un personaje muy coherente y eso lo convierte en real. Las conversaciones con él no resultan forzadas y a veces es difícil olvidar que estás tratando con un NPC.

También me gustaría recalcar que pasa algo muy similar con Tali, la quorian tiene una trayectoria similar a la de Garrus pero para el personaje masculino. Es una mujer bastante diferente a todas las demás que se pueden romancear, y si el jugador no entra en romance con ninguno de los dos, Garrus i Tali acaban siendo amantes en ME3 lo cual es como muy idílico.

Sin ir más lejos, en Mass Effect 3, cuando tiene “la cita”, es exactamente lo mismo con su amigo Shepard que con su amante Shepard, con la distinción de los arrumacos y el coqueteo.

A pesar de que en Mass Effect 3 su relación se consolida más allá de su “rollete” en el juego anterior, con sentimientos más profundos. Pero ahí también está teñido por el drama que toma la saga entera en ese juego. Pero siguen explotando el coleguismo y jugueteo hasta el final (la escena del tango en el último DLC ).

Ahondando más en el aspecto sentimental en este volumen, es cuando nos conquistó plenamente. Porque otra vez, es sentimental sin ser pasteloso ni cursi, sigue jugando con nosotras a pesar de la gravedad del asunto, complementa a nuestro personaje perfectamente y así se llega a la frase que mejor define esta historia:

No hay Shepard sin Vakarian.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s