El otro día paseando por la orilla del Támesis comprobé como con el buen tiempo, también llegan las canoistas.

No sé si se llaman así, me explico: son esa gente que se meten en una canoa chiquitina, sentaditos en un trozo de plástico, y se ponen a remar, en soledad ( a veces de dos en dos )

Después de haber vivido hace tan solo un par de semanas, el “fenómeno” de la carrera por el Támesis entre Oxford y Cambridge, donde esperaba encontrarme todo de universitarios fornidos con una dura lucha entre ellos.. y lo que realmente vi fueron como 10 segundos cruzando debajo mío, un par de barquitas con unos cuantos tíos en ellas en completo silencio, seguidos de una multitud de barcas.

Dos barquitas seguidas de toda la marina británica

No hace falta añadir que me lo pasé en grande, no por el fenómeno de la carrera en sí, sino por el ambiente que se respiraba. Montones de almas agolpadas a las orillas de este gran ( asquerosillo)  río..

montones de gente
On the bridge
Y montones de gente en el fondo sur

O ésto! Descorchar una botella de vino en medio de la calle, ponerse a beber en basitos de plástico y que al pasar la polícia por el lado te digan: ¡Cheers!, no tiene precio.

posiblemente esto es culpable de los altos niveles de diversión en nuestra sangre

La multitud gritando, animando a su universidad preferida y las luchas a codazos para conservar nuestro puesto ( después de casi una hora y media guardando nuestro puesto y yo llevarme un resfriado de recuerdo)

Pues después de ese acontecimiento que algunos, yo me incluyo, lo llamarían un de las vaciladas pijas más idiotas que he visto nunca… no pensé en una alternativa.

Ir solo, a tu ritmo con el viento acariciando la piel, el sonido del agua alrededor tuyo… sin nadie que te anime pero algún perdido o desamparado que pase cerca del río justo en el momento que tu estás remando y se fije en como avanzas, y aunque sea a fuerza de remos y barca.. el canoista en calma y silencio, con mucho sudor y mucho esfuerzo consigue seguir adelante. Y en este gran murmullo urbanita un resquicio de silencio es donde aprendemos que el esfuerzo de nuestro cuerpo realmente nos lleve a alguna parte. Y con días así, vale la pena el meterse en el agua, y arriesgarse.

Bajo el mismo puente, una nueva perspectiva

Creo que voy a buscar una canoa y empezar mi vida como canoista de ríos urbanos muy pronto. Y no ha sido gracias a la regata de Oxford y Cambridge, honorables gentleman.. ha sido ese ser solitario de desconocido origen y sin ninguna presuntuosidad el que me ha dado envidia y ganas de probar.

One thought on “De regatas snob y canoistas solitarios

  1. preciosa la última foto!!!!🙂

    unbeso guapa! y gracias por compartir la experiencia, eso sí, momento brutal de la policía diciendo cheers!! jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s